lunes, 10 de diciembre de 2018

LA HABANA VIEJA (2)

A los antiguos ídolos que el tiempo oscureció
y a la ceiba que preside el templete de la primera misa:
a los remotos dioses
de las religiones inimaginables
en todos los lugares sagrados de este mundo,
y a los echadores de caracoles y de cartas
en sus negros santuarios.
A todos les consulté y les rogué lo mismo:
que tú giraras alrededor de mí
com o la vieja Tierra alrededor del Sol,
y que mi calor te calentara
y que los frutos fueses benéficos y fieles.
No sé si está en su mano concedérmelo.
No sé si está en la tuya.
Deben de existir más altas instancias
que las más altas que todos conocemos:
a ellas no llegan mis plegarias.
O acaso el más elevado poder
esté en el pequeño corazón del hombre
que nada y nadie puede gobernar....
Salvo un olor, un aire, una mirada,
un modo azul de sonreir.

ANTONIO GALA
Poemas de amor

domingo, 9 de diciembre de 2018

VEDADO

Todos los infructuosos gestos del amor
-verde, azul, rosa, blanco-, ya amanece.
Cómplice la ciudad, abajo,
tendida como un eco irreflexivo,
su nacarada concha y su mar bostezante
exhibe con un dedo en los labios.
Todo continúa
como antes de mirarnos a los ojos.
Nuestros renovados balbuceos,
la torpe afirmación
de un cuerpo en otro cuerpo,
el sinuoso camino de la gloria
carnal, no mudaron el mundo.
Sobre la mesa, la compasiva medicina,
la pantalla que suavizó la luz, la quemadura
de un olvidado cigarrillo,
y restos de la impaciente lucha.
Al otro lado del balcón
-verde,oro,plata,malva- ha amanecido.
Encima de la cama, desnudo como un sueño,
a la par derrotado y victorioso,
aún me reta tu cuerpo.
Nada ha cambiado "Buenos días."

ANTONIO GALA
Poemas de amor

sábado, 8 de diciembre de 2018

LA HABANA VIEJA

El rey es un pretexto para el cántico.
Al final del reinado
el rey debe morir.
Larga o corta la estrofa,
el fin será invariable...
A manos de mujeres feroces y excitadas,
traspasado por lanzas,
abatido por hachas repentinas,
abrasado en la pira, despeñado
por farallones tétricos o alegres,
envenenado, mordido
por la daga, sumergido
en los hondos estanques, quebrantado
por las veloces y pesadas ruedas de un carro,
estrangulado por el abrazo o por la soga...
El sino del amor no es otro que la muerte.
Tendido a lo largo de tu cuerpo la espero,
ya inmenso en la agonía.
En el aire de oro
la última estrofa suena.

ANTONIO GALA
Poemas de amor.

viernes, 7 de diciembre de 2018

TRINIDAD

Quien urge aquí es la vida, no la inmortalidad:
la vida, breve y rápida,
con sus manos de arena.
Nos llama desde las verdes palmas,
desde el mar incitante,
desde las nalgas prietas y las negras pupilas.
"Ahora", nos dice, y tiende
su copa de ron claro
llena de ritmo y ansia.
Quien urge aquí es la vida, no el amor.
Y fugaces las caricias espesas,
el recíproco gozo
efímero y caliente,
la común aventura de la carne
bajo el árbol en flor.
Entre el aire impaciente,
bajo la sorda y muda tutela de los cielos,
quien urge aquí es la vida.

ANTONIO GALA
Poemas de amor.

jueves, 6 de diciembre de 2018

HOTEL DE LA HABANA

Me has subido a tu cielo. Recogiste
corbatas, pantalones, calcetines
-ese atuendo mortal
con el que el hombre disfraza su ternura-
y ascendiste hacia el sol, hacia la última
terraza de la mañana de oro y seda.
Cabrillea la mar, nos guiñan
la mar y el aire asidos de la mano.
Corre el agua en algún rincón secreto.
La belleza que el hombre corrompió,
severa y desconchada se ofrece a nuestros ojos.
Revestir de belleza la belleza
no es ya posible: sólo desnudarla
también del desconchón y la severidad
hasta que quede a solas, tiritando,
esperando sin saber qué ni cómo
en mitad de la noche ilusionada
lo m ismo que mi alma.
Mi alma, que oye correr el agua a chorros
en un rincón secreto
en donde tú, ángel desnudo, te lavas y dispones
sin saber para qué tampoco ni9 hacia dónde.

ANTONIO GALA
Poemas de amor.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

SHANGHAI. ESCUELA DE LA ÓPERA

Por primera vez han sustituido
el espejo por los espectadores.
Sonríen al aire, a la nada,
a su propio templor de principiantes,
con la sonrisa obligada.
Como los enamorados iniciales;
como tú y yo cuando nos enamoramos
cada uno de sí mismo en el otro.
El abanico y el pañuelo
son su efímero apoyo.
Andróginas y débiles,
omnipotentes gesticulan
y atraen, atraídas tan sólo por su ritmo.
No saben aún qué caricias
las estremecerán. Son como el agua
que nadie ha bebido todavía,
y en sí misma se goza
con el vago y remoto
presentimiento de una sed.

ANTONIO GALA
Poemas de amor.


martes, 4 de diciembre de 2018

SHANGHAI

Pero nunca pensamos
que en Shanghai me sirviera
dquel regalo tuyo tan inútil.
Nunca pensamos
que, separados ya,
en Shanghai había de recordarte.
en el Jin Jiang Hotel,
a lo largo y lo ancho de una habitación
tan grande como toda una casa,
sobre una cama grande,
mientras me ponía aquel regalo
tuyo, tan inútil.
A lo largo y lo ancho de una noche
tan grande como toda una vida.
Tan inútil sin tí
como el regalo aquel
que nunca imaginamos,
separados tú y yo,
que pudiera servirme
una noche en Shanghai
de luna llena.

ANTONIO GALA
Poemas de amor.