domingo, 15 de diciembre de 2019

A UNA MÁSCARA QUE HIZO CON ESCAYOLA PINTADA

A UNA MÁSCARA QUE HIZO CON ESCAYOLA PINTADA

La boca te torció risa insegura,
mejilla arriba rota y desangrada.
Si verde, estás madura y no tomada,
clara y negra a la vez, casta e impura.

Las cuencas sin mirar de tu locura
ni una lágrima vierten consolada,
y por tu frente mal equilibrada,
mártir y hoguera, la avidez perdura.

Helitropo desmáyese en tus sienes
y genciana y magenta ocultos quedan
detrás de tu terrible anatomía.

Dime, amiga, qué amor o qué odio tienes,
pues a mi corazón quizá le puedan
tu verdad adiestrar o tu fantasía.

ANTONIO GALA

sábado, 14 de diciembre de 2019

A UNA CAJA DE CERILLAS

A UNA CAJA DE CERILLAS

Ceñir con linde el fuego o con muralla,
podar su fronda, arriarle las banderas,
apaciguar su sed de torrenteras,
poner a su demencia cruz y raya.

No más quisiera que esta débil valla,
que a sueño y paz reduce las hogueras,
me diese su sigilo y no entendieras
de qué fiesta del fuego soy la talla.

Como en tus ojos, pero no en tus ojos,
se siente el manantial deliberado
que de la mar se rinde la promesa.

Los que verás mañana dardos rojos
su vuelo premeditan desalado,
y el alba empieza a arder sobre la mesa.

ANTONIO GALA

viernes, 13 de diciembre de 2019

A UN TROZO DE LÁPIZ BICOLOR

A UN TROZO DE LÁPIZ BICOLOR

También a ti te han muerto ya sus manos,
sus filos ya cortado vida y alas,
débil verdad que al consumirte igualas
rojo y azul estrechos y cercanos.

¿En qué nieves naciste, en qué veranos,
en qué verdes del bosque y altas salas?
¿Qué destino abrió puentes, tendió escalas,
tu estéril flor pintó, nos hizo hermanos?

Dime si no te tuvo entre sus dientes
como a mi corazón, y la dulzura
que derramaste cuanto más herido.

Pues sándalo de llagas sonrientes
y cosa suya somos, que a su dura
potestad se someten sin quejido.

ANTONIO GALA

jueves, 12 de diciembre de 2019

A SU CLAVÍCULA

                          A SU CLAVÍCULA

Si al velo octavo a ciegas me adelanto
que a tu marfil y flecha desfigura,
firme me ofende y presa tu segura
azucena valiendo el amaranto.

Ni más se pulió al ópalo, ni es tanto
la ferviente calandria en la espesura
como armoniosa tú, lejana y pura,
dormida en el reverso del encanto.

Oh qué ala inmóvil, qué ardorosa nieve:
vara de nardo en púrpura rendida,
pálido cetro indiferente al fuego.

Dura como el puñal y así de breve,
báculo siendo blanco de la vida
me das la muerte si a tocarte llego.

ANTONIO GALA

miércoles, 11 de diciembre de 2019

A SU LENCERÍA

A SU LENCERÍA

Sobre el tesoro tú, cándido amante,
tu avaricia blanquísima despliegas,
y, envidiosa nube, altivo niegas
al deseo su centro deslumbrante.

Cuándo será que, en gracia de un instante,
queden, vidente amor, sus ansias ciegas,
y de la vid en las hermosas vegas
libres racimo y gloria penetrante.

Oh feliz ser, oh velo del recinto
en que la vida tiembla y se acobarda,
desfallece la mar, se yergue el fuego.

Todo es igual y todo ya distinto:
el dulce arquero que tu luna guarda
con su rayo me hiera, y muera luego.

ANTONIO GALA

martes, 10 de diciembre de 2019

EL ENAMORADO

EL ENAMORADO

No tuve yo más ley que tu figura
y el lazo de tu pelo por abrigo;
tu camisa de holanda, mi enemigo;
tu tijera, mi cetro y desventura.

En chinelas pasé mi noche oscura,
enhebrándote agujas de castigo.
Con un bastidor falso por testigo,
el juez prevaricó de tu costura.

No quiero ya saber qué lleva dentro
ese fruto de abril, cansado y triste,
cuya flor disecaste en tu diario.

Me busco el corazón y no lo encuentro:
olvidé que, por juego, tú lo hiciste
bebedero anteayer de tu canario.

ANTONIO GALA

lunes, 9 de diciembre de 2019

ELLA

ELLA

Bebió en tu boca el tiempo enamorado
y la cuajó con besos de paloma.
Casto tu cuello, sobre el oro asoma
tan sólo por el oro acariciado.

Lunado el pelo, el corazón lunado,
rubor apenas por el aire aroma.
Amapola ritual tu torso toma
y te aparta del mar verdeazulado.

Tu mirada de miel, marisma ardiente,
la luz antigua con las luces nuevas
-recién despierta y ya cansada- alía.

Te duele la victoria, y dócilmente
a cuestas tu destino de amor llevas,
delicada y sangrienta vida mía.

ANTONIO GALA