miércoles, 18 de febrero de 2015

AQUÍ ME QUEDO YO

Aquí me quedo yo,
cuidando la bandera,
en esta tumba solotaria y fría,
con los muros clavados en mi carne
y las velas abiertas al dolor de mi agonía.
Mis ojos en la Noche irán buscando
una grieta de luz, una salida
o una hierba de sol consoladora.

Camaradas, adiós,
adiós amigos,
llevad mi corazón en vuestras manos,
repartidlo con amor entre los míos,
contad sus mordeduras,
abrídmelo en canal, que el mundo sepa
a que pecho vacío pertenece,
de que preso a cuajo fue arrancado.

Vuestra firma estampad en estas piedras,
jurad volver por mí, juradlo a voces,
hasta que el mundo tiemble y la promesa
se vuelva corazón vivo en mis manos.

Salud a los que os vais hacia la vida,
árbol de libertad, los que quedamos
avizorando iremos vuestra senda,
con fe en el compromiso que juramos.

MARCOS ANA
Poemas de la prisión y la vida.



No hay comentarios: