viernes, 26 de agosto de 2016

VICENTE ERA VIDENTE

   Vicente era vidente
y tenía
tan sólo una manía,
que le daba por jugar a la taba
y se dormía
sentado en una silla.
Tan sólo con un cuenco
se mantiene,
Vicente va descalzo,
pero tiene
tan sólo un hijo tuerto.
   Los ojos de Vicente
por el puente
pasean escuchando
los lamentos.
Vicente se da cuenta
del momento
y pide de rodillas por el mundo.
   Las ranas y los cínifes zumbaban,
zumbaba más el hambre por las piernas,
el frío le zumbaba en el costado,
cuando él seguía en pié  viéndolo todo.
   Le dijo a la vecina:
- Se avecina......
Llegó por fin la hora,
se mejora.
Las luces que yo veo por las noches,
no son faros de coches.
   Vicente el buen vidente no bebía,
tan sólo tomaba gaseosa,
había lenguas malas que decían,
que siempre estaba el hombre con la copa,
citaba a los del barrio y les contaba:
-Vosotros sois hombres de más suerte,
que Dios os quiere casi más que a aquellos
y hablando de estas cosas se dormía,
sentado en una silla.

GLORIA FUERTES
Obras Incompletas.





No hay comentarios: