martes, 30 de junio de 2020

OREJAS ---- INÚTILES

Dos pájaros me están enamorando,
por la audición, el alma con el pío:
uno en la juncia blanca, junto al río,
y otro en la rama, lejos de lo blando.

Hacia los dos mis devociones mando:
ni a uno me vuelvo ni a otro me desvío,
y entre los dos se encuentra mi albedrío
por los dos fervoroso suspirando.

¡Ay, que solicitud! Silban a dúo,
éste a la zurda, aquél a la derecha
sobre una paz festiva de domingo.

Y yo a ninguno de ambos exceptúo
de mi atención que, duplicada, acecha,
y el pájaro mejor, ¡ay!, no distingo.

El silbo del dale
MIGUEL HERNÁNDEZ

No hay comentarios: