sábado, 12 de diciembre de 2020

CUANDO MADRID ERA SARAJEVO

En Madrid llovía metralla,
llovían mertos.
Me regalaron un cordero.
Tienes que comer un mes- me dijeron.
Los ojos del cordero me dijeron otra cosa.
Yo, por poco me muero de hambre.
El cordero se murió de viejo.
Nos cogimos cariño,
 él y yo solos bajo los bombardeos.
Después iba a por hierba a los solares
para mi cordero.
Le enseñé a comer papel
con los partes de guerra
a mi cordero.

GLORIA FUERTES


 


No hay comentarios: