domingo, 20 de marzo de 2011

MOMENTOS ESPECIALES


Recuerdo aquellos instantes
en que mi alma perdida
me conducía por caminos distantes,
perdido en el sendero de la vida.

Recuerdo aquellos momentos
que volaba con mi soledad
por abismos tormentosos,
posándome en su profundidad.

Recuerdo aquella brisa fugaz
que penetró en mi alma,
abriendo en mí un cauce de verdad
entre mi ansiedad y mi calma.

Recuerdo aquellos viajes de mi mente
que desde mi corazón volaban.
Me vi solo entre la gente
que cerca de mí estaba.

Recuerdo aquella bella percepción
que abrió la puerta de mi realidad.
Volé con los vientos de mi devoción,
para encontrar la auténtica verdad.

Recuerdo que viví el mejor momento,
aprendí que estaba solo en la vida,
y mi mejor evolución
serían las experiencias vividas.

Sigo recordando aquel devenir.
Mi corazón agradece
saber que vivo para existir
en un Universo de amor que nunca perece.

Mi alma inunda mi cuerpo
con gran fé en la vida.
Una esperanza escondida
fluye desde mi interior muerto.

Sigo agradeciendo a esa mujer
quien ha sido la fuerza de mi vida.
Sus enseñanzas me hicieron crecer,
y siguen enseñándome todavía.

ÁNGEL SANZ GOENA
Ráfagas de luz sobre un poeta