sábado, 14 de mayo de 2011

ALMA GENEROSA


La flor que tenía sobre la almohada,
la que tú siempre me traías,
era el mejor adorno a tu angelical mirada
que la profundidad de mi alma sentía.

Los dulces besos de la mañana
que con ternura siempre los sentía,
era el regalo del amanecer silencioso
y de unos labios que con amor me seducían.

Las suaves caricias de la mañana
que unidos a mis sueños sentía.
eran el silencioso caminar de unas manos
que a mis mejillas su amor traían.

Las tiernas palabras de la mañana
que tras las montañas de mis sueños oía,
acariciaban mis oídos internos,
sintiéndolas como una bella poesía.

Siempre has sido mi bello amanecer
y no sólo cuando nace el día,
sino desde el día en que te encontré,
hasta la noche más furtiva.

La noche de tu camino silencioso
que me llenó de amor aquel día,
es la fuerza de un corazón generoso
que cambió la esencia de mi vida.

ÁNGEL SANZ GOENA
Ráfagas de luz sobre un poeta.

No hay comentarios: