martes, 19 de febrero de 2013

ME VIENE A LA DEMENCIA DE LAS MANOS ......

   Me viene a la demencia de las manos
el perdido dolor de las aguas vejadas.
Ya nada puede suceder. Tan sólo
hay que olvidar el pan de la ventura
y los papeles nuevos. Nadie sabe.
Aferraré con dedos de tristeza
el agua oscura y muerta
en las puertas del cielo que yo amaba.
Y habré de renunciar a los estanques
donde la claridad tuvo comienzos.
Olvidaré escribir, pero los labios
quemarán mis recuerdos
durante un día nuevo.
Aguas vejadas van tan lentamente....
En mis manos los surcos se han borrado,
o se derraman casi por el suelo.

ENRIQUE BADOSA
Tiempo de Esperar.
Tiempo de Esperanza.
1959

Poesía 1956-1971




No hay comentarios: