jueves, 2 de octubre de 2014

NOVIEMBRE (1920)

   Todos los ojos
estaban abiertos
frente a la soledad
despintada por el llanto.
Tin,
tan,
tin
tan.

   Los verdes cipreses
guardaban su alma
arrugada por el viento,
y las palabras como guadañas
segaban almas de flores.
Tin,
tan,
tin
tan.

   El cielo estaba marchito.
¡ Oh tarde cautiva por las nubes,
esfinge sin ojos !
Obeliscos y chimeneas
hacían pompas de jabón.

Tin,
tan,
tin
tan.

   Los ritmos se curvaban
y se curvaba el aire.
Guerreros de niebla
hacían de los árboles
catapultas.
Tin,
tan,
tin
tan.

   ¡ Oh tarde,
tarde de mi otro beso !
Tema lejano de mi sombra,
¡ sin rayo de oro !
Cascabel vacío.
Tarde desmoronada
sobre piras de silencio.

Tin,
tan,
tin
tan.

FEDERICO GARCÍA LORCA
Libro de poemas 1921

No hay comentarios: