lunes, 17 de octubre de 2016

CIENCIA Y PACIENCIA

Todos los elefantes del circo
padecemos del corazón,
- debido al miedo al suplicio
de los entrenadores al duro trabajo,
a la vergüenza de haber llegado a ser mansos domesticados
al ridículo de poner nuestras toneladas en pie
para bailar el vals de Strauss -.

Todas las morsas del circo
padecemos también del corazón,
al igual que algunas totovías
que en la cautividad soportan extrañas arritmias
y cantan con la aurícula izquierda
en vez de con las alas.

GLORIA FUERTES
Obras Incompletas.

No hay comentarios: