martes, 7 de febrero de 2017

HE DORMIDO

He dormido en el andén del metro,
-por miedo al despellejo de metralla-,
he dormido en el borde de la playa
y en el borde del borde del tintero.

He dormido descalza y sin sombrero
sin muñeca ni sábana de arriba
me he dormido sentada en una silla
- y amanecí en el suelo -.

Y la noche después de los desahucios
y los días después del aguacero,
dormía entre estropajos y asperones
en la tienda del tío cacharrero.

Crecí, me puse larga regordeta,
mes desvelé, pero seguí durmiendo,
llegué a mocita dicen que a poeta,
y terminé durmiéndome al sereno.

Y a pesar de estos golpes de fortuna
ya veréis por qué tengo buen talante;

he dormido a las penas una a una,
y he dormido en el pecho de mi amante.

GLORIA FUERTES
Cómo atar los bigotes del tigre, 62

No hay comentarios: