lunes, 4 de noviembre de 2019

AMANTE DESESPERADO DEL PREMIO Y OBSTINADO EN AMAR

AMANTE DESESPERADO DEL PREMIO Y OBSTINADO EN AMAR

         SONETO

    ¡Qué perezosos pies, qué entretenidos
pasos lleva la muerte por mis daños!
El camino me alargan los engaños,
y en mí escandalizan los perdidos.

    Mis ojos no se dan por entendidos;
y por descaminar mis desengaños,
me disimulan la verdad los años
y les guardan el sueño a los sentidos.

    Del vientre a la prisión vine en naciendo;
de la prisión iré al sepulcro amando,
y siempre en el sepulcro estaré ardiendo.

    Cuantos plazos la muerte me va dando,
prolijidades son que va creciendo,
porque no acabe de morir penando.

FRANCISCO DE QUEVEDO

No hay comentarios: