miércoles, 6 de noviembre de 2019

PERSEVERA EN LA EXAGERACIÓN DE SU AFECTO AMOROSO Y EN EL EXCELSO DE SU PADECER

PERSEVERA EN LA EXAGERACIÓN DE SU AFECTO AMOROSO Y EN EL EXCESO DE SU PADECER

                SONETO

     En los claustros de l'alma la herida
yace callada; mas consume, hambrienta
la vida, que en mis venas azlimenta
llama por las medulas extendida.

    Bebe el ardor, hidrópica, mi vida,
que ya, ceniza amante y macilenta,
cadáver del incendio hermoso, ostenta
su luz en humo y noche fallecida.

    La gente esquivo y me es horror el día;
dilato en largas voces negro llanto
que a sordo mar mi ardiente pena envía.

    A los suspiros di la voz del canto;
la confusión inunda l'alma mía;
mi corazón es reino del espanto.

FRANCISCO DE QUEVEDO

No hay comentarios: