domingo, 22 de noviembre de 2020

CANCIÓN 28.2

.... Y sin embargo. ¡ qué alegre,
qué alegre y feliz ha sido
-y volverá a ser- mi canto¡

Yo sé que me lo sustentan,
aunque ahora
se escondan, anden ocultas,
cosas y gentes que al mundo
no nacieron
más que para la alegría.
Allí están mis marineros
aguardando.
Mis costas de sol y verdes
rumores largos de vides
y de pinos aguardando.
Allí, azules, mis salinas,
mi pueblo, mis pueblos blancos,
aunque clavados ahora
con tres clavos, aguardando.
Allí me están aguardando,
allí me esperan, mordiéndose
lo que un día
saltará de nuevo al viento,
cantando,
alegre y feliz cantando.

RAFAEL ALBERTI
(Baladas y canciones del PARANÁ) 



No hay comentarios: