jueves, 13 de enero de 2011

ESPERANZA

Te encontré una tarde gris
mientras tus lágrimas internas,
tu tristeza moribunda,
tu herida sangrante
y tu penosa realidad,
clamaban a mi corazón solitario
amor, compasión, esperanza.

Viste en mis ojos la luz
que alumbraba tu oscuridad.
Sentiste la emoción, el deseo,
de abrazarme con ternura,
con deleite,
con la fuerza de un corazón
herido y confuso.

Mi voz sacudió tu pecho,
susurró en tu alma,
murmuró en tu cuerpo,
y dejando pasar su sintonía,
como rumor de olas serenas,
condujo a tus labios el deseo
de besarme entero.

La voz que encontró tu aventura,
condujo el desafío a tus emociones,
el conflicto a tu mente
la esperanza a tu corazón,
se acurrucó silenciosa en tu alma.

Sentí la grutitud de tu alma
en aquella mirada piadosa,
en aquel beso estremecedor,
en tu caricia silenciosa,
en la esperanza de tu dolor.

Ráfagas de luz sobre un poeta
Ángel Sanz Goena

No hay comentarios: