domingo, 29 de julio de 2012

QUIÉN SABE CUÁNTAS HORAS ME ACOMPAÑAN.......

QUIÉN sabe cuántas horas me acompañan,
horas de ver cómo persiste el día
y encorva las espaldas de los hombres
que en su cercana soledad se olvidan.

Sombras aventajadas se alejaron.
Primero fue la luz en las cenizas,
luego en el fuego y en el campo fértil,
y en la amplitud final del mediodía.

Erigido el sol, el trigo abunda
para toda dichosa profecía.
Las manos que lo siegan y lo guardam,
hasta en la soledad han de estar limpias.

Con la frente obligada por las horas,
labradores sin predio se arrodillan.
En el secano, piden por las fuentes
que lavasen sus manos de la arcilla.

Algunos me preguntan si conozco
el nombre de las aguas escondidas,
mientras el día quema sus miradas
y las aves acosan las espigas.

Yo he de pasar también, solo, por tierras
que me requieren las palabras limpias,
que me dan lenta soledad, que saben
demorar el caudal de la semilla.

Lapidados al sol, ya no les llegan
las palabras que ignoro y que diría.

ENRIQUE BADOSA
TESTIGO DE LA SOLEDAD
1956-1971



No hay comentarios: