jueves, 3 de julio de 2014

LA NOCHE ES MI REFUGIO

Mares de sombra me rodean.Prietos
cinchos de alerta y muro. Ya la tarde
como puerta de celda se ha cerrado
contra la luz y el aire.

El cielo es un casco negro y frío
hundido hasta los hombros de la cárcel.

La noche es mi refugio. Siempre os hablo
cuando duermen los ojos y las llaves.
Mi soledad se puebla en esas horas
de rostros entrañables,
de manos que me ofrecen en silencio
sus rojos estandartes.

En el silencio escribo.
Al silencio le arranco sus hojas más vibrantes,
campanas que me aturden bajo el grito
de "alertas" implacables.
Como una fiera ahíta
duerme el Patio, sin nadie.
El Water huele a orines,
y a turbias oquedades.
( Tan sólo una ventana vierte el frescor delrío
y el temblor de unos árboles).

Mis compañeros urden
su vida en los petates:
encuentran cada noche en las afueras
del sueño sus hogares.

Yo les envidio, ya os dije un día:
hasta en el sueño, sólo tengo cárcel.

Escribo sin descanso
palabras verticales.
Prendo mi voz como un fuego en el monte
y oigo sonar la sangre
del mundo en mis umbrales.

Después, cuando amanezcan
los ojos y las llaves,
me guardaré la voz en un zapato
y aromarán las losas mi mensaje:

¡ Pueblos del Mundo, amigos !
¡ corazones cercanos o distantes:
llegad a mí,
poblar mis soledades!

MARCOS ANA
Poemas de la prisión y la vida.






No hay comentarios: