domingo, 29 de noviembre de 2015

NIÑO CON GANGLIOS

Tenía en su hombro dos alas de nervios,
tenía a su padre ahí en el Dueso.
Tosía y dormía debajo del hueco,
tenía tres bultos debajo del codo
debajo del vientre tenía un arpa
y todo él era un vidrio dormido,
dolía tocarle su cara de pito,
las moscas picaban sus pies planos.
La fiebre cantaba encima del cirio,
el médico dijo: No está para nada.
Danzaban los peces debajo del alba
y cuatro vecinas soplaban la lumbre,
El niño con ganglios tosió en la cazuela.

GLORIA FUERTES
Obras incompletas.


No hay comentarios: