miércoles, 8 de noviembre de 2017

FOTO

Un hombre con su perro se detiene
ante el único árbol de la calle.
El perro lleva un fuerte bozal y no respira,
va atado a una cadena.

El hombre me inspecciona suciamente
mientras  busca la llave del portal
en el bolsillo de su pantalón.
Yo miro al perro atado
que mira dulce con sus ojos claros
a su amo oscuro.

GLORIA FUERTES
Mujer de verso en pecho, 52


No hay comentarios: