sábado, 18 de agosto de 2018

QUE TODO HAY QUE DECIRLO EN UN POEMA

Como monjas arrepentidas
dejamos el torno por el contorno,
el bien dejamos
por el mal que nos hace el bien
- que todo hay que decirlo en un poema.

Nos apaleamos el hígado
a base de güisqui de barril
o amargamos a la dulce esposa
y nuestra frustración inconfesable
convertim os en agresiva oración gramatical
que -dicho por desdicha-
es capaz de matar al inocente.

GLORIA FUERTES
Mujer de verso en pecho.

No hay comentarios: