sábado, 6 de abril de 2019

PRIMAVERAL

Nubes, sol, prado verde y caserío
en la loma, revueltos, Primavera
puso en el aire de este campo frío
la gracia de sus chopos de ribera.

Los caminos del valle van al río,
y allí, junto al agua, amor espera.
¿Por tí se ha puesto el campo ese atavío
de joven, oh invisible compañera?

¿Y ese perfume del habar al viento?
¿Y esa primera blanca margarita?
¿Tú me acompañas? En mi mano siento
doble latido; el corazón me grita,
que en las sienes me asorda el pensamiento:
eres tú quien florece y resucita.

ANTONIO MACHADO.

No hay comentarios: