domingo, 7 de julio de 2019

CHUPILANDIA

El aire del pueblo olía a bizcocho.

Las casitas de turrón,
las tejas de chocolate;
ventanas de mazapán
y las puertas de guirlache.

De azúcar las escaleras
y de tarta los balcones,
el suelo de caramelo
y de chicle los salones.

Los muebles son de galleta
y el techo de polvorones.

Las camas todas de flan,
la almohada de mantequilla,
los libros de hoja de hojaldre,
la piscina de natillas.

Pueblo de dulce. ¡ Qué empacho!
(Las farmacias en la esquina)

GLORIA FUERTES
Antología de poemas y vida.

No hay comentarios: