miércoles, 27 de octubre de 2010

MEMORIAL: A LAS VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA FRANQUISTA




En julio de 1.936 una parte importante del ejército español se alzó en armas contra el régimen republicano instaurado democráticamente en abril de 1931.La sublevación militar triunfó en la ciudad de Zaragoza y desde el primer instante la obediencia a la ley fué sustituida por el lenguaje de las armas, el desprecio a los derechos humanos y al ejercicio de la violencia.Acabada la guerra, las ejecuciones continuaron durante una década.

En este lugar de memoria, construido desde la democracia, por acuerdo unánime del Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza de 25 de septiembre de 2009, aparecen 3.543 víctimas de esa represión, 3.096 durante la guerra civil y 447 durante las postguerra, hasta el 20 de agosto de 1946.Al principio en los meses que siguieron a la sublevación, los detenidos no pasaban por los tribunales militares ni consejos de guerra y, tras ser asesinados, sus cadáveres quedaban abandonados a orillas del canal Imperial, en los descampados de Valdespartera o en los barrios rurales que rodeaban a la capital.La mayoría de las ejecuciones se llevaron a cabo en la tapia trasera del Cementerio de Torrero (Zaragoza), junto al mausoleo de Joaquín Costa.

Uno de esos ejecutados fué mi abuelo materno MANUEL FIGUERAS GRACIA.

Hoy día 27 de Octubre de 2.010 en presencia de los familiares de las víctimas, junto con el presidente de Aragón, Alcalde de Zaragoza y una extensa representación de todos los partidos políticos, se ha inaugurado este LUGAR DE MEMORIA , en el CEMENTERIO DE TORRERO DE ZARAGOZA, y se ha rendido un sincero homenaje a las víctimas.