lunes, 23 de septiembre de 2013

CADA COSA A SU TIEMPO

   Del alegre Mayo, una alborada fresca
te sonrió en el otoño melancólico,
y por Navidad los miembros ateridos
calentaste bien contento a un sol de agosto;
después temblaste espantado, y fuiste
buscando la sombra inquieto y pesaroso;
mas la memoria perezoza, tarde
te hizo recordar que aquellos cambios bruscos,
y fuera de lugar,
de luto y de pesar en esta vida
fueron siempre inequívoca señal.
Y tras de aquel calor que te prestara
en invierno un sol de agosto,
sólo sentiste de la fiebre el mortal frío
que heló tus huesos todos.

Las cosas a su tiempo
las fieras a su hoyo.

ROSALÍA DE CASTRO
Follas Novas
1837-1885



No hay comentarios: