miércoles, 4 de septiembre de 2013

Cien sonetos de amor (XXX)

   TIENES del archipiélago las hebras del alerce,
la carne trabajada por los siglos del tiempo,
venas que conocieron el mar de las maderas,
sangre verde caída del cielo a la memoria.

   Nadie recogerá mi corazón perdido
entre tantas raíces, en la amarga frescura
del sol multiplicado por la furia del agua,
allí vive la sombra que no viaja conmigo.

   Por eso tú saliste del Sur como una isla
poblada y coronada por plumas y madera
y yo sentí el aroma de los bosques errantes,
hallé la miel oscura que conoci en la selva,
y toqué en tus caderas los pétalos sombríos
que nacieron conmigo y construyeron mi alma.

PABLO NERUDA
1904-1973

No hay comentarios: