miércoles, 11 de diciembre de 2013

NORMA

Quiero que mis poemas tengan hueso
y estructuras de piedras palpitantes:
verlos siempre de pie ( torres errantes
de la vida y el hombre) por su peso.

Capaces de ser bala y de ser beso,
cantos de paz o puños resonantes,
azules como el rayo o verdeantes
como olivo maduro..... Que su espeso


son a metal, colmena o bosque herido,
suba desde mi sangre, tensamente,
otro labio desierto o perseguido.

¡ Versos con alma y versos con simiente,
con atléticos hombros y un erguido
pueblo de corazones por su frente !

MARCOS ANA
Poemas de la prisión y la vida

No hay comentarios: