martes, 1 de marzo de 2016

CAÍ

Caí, caí, Caín,
igual al tuyo es mi pecado,
maté a un Abel que estaba acostumbrado,
a que yo matara por pereza;
maté,
maté como un verdugo con destreza,
caí, caí Caín por el barranco,
caí rodando hasta matar un día.
Maté al dolor, a la melancolía
a la duda y a la madre del cordero.

Me cargué a la tristeza con esmero
asesiné a la angustia de repente
y me lavé la mano.....
Lo tuyo fué peor,
era tu hermano.
¿ Qué dices que ?
¿ Que te traía frito ?
No me digas Caín,
¡ por Dios bendito !
Se acabó mi relato.

GLORIA FUERTES
Obras incompletas


No hay comentarios: