viernes, 18 de marzo de 2016

CIEGO EN GRANADA

Todos somo ciegos en Granada,
tú, yo, y ése que se come su tajada;
esta noche la luna anda menguada,
pero a mí particularmente, no me importa nada.

¡ Malhaya quien sólo se esmera
por ser topo de golpe o escalar por la lendrera !

¡ Bendito tú,
                    ser luciente,
                    que das la sal por la arena
                    o el azúcar por un niño.
                    - ¡ Por eso yo te doy el pimentón ! -

¡ Bandecido sea quien deja lo que ama por iluminar
....... aunque pueda morir Uno de Oscuridad......
¿ Qué importa si quedan once apóstoles
                    y no muere el Maestro ?

GLORIA FUERTES
Obras incompletas.

No hay comentarios: