martes, 26 de abril de 2016

ESCRITO EN LISBOA

Decía que se escribe porque existir no basta
y que él pasó de incognito a través de su vida;
que ser poeta era su forma de estar solo
y que se sintió siempre
vencido igual que alguien que sabe la verdad.

Al lado de su estatua
le he contado a María que Pesoa soñaba
estar lejos, aparte de quién era;
que construía ruinas
y que algunos lo llaman
el arquitecto de lo inacabado.

Creía que esconderse era ser libre
y que cerrar los ojos lo apartaba del miedo:
-Cambia por vino el dulce amor que no tendrás.

Ayer vine a Lisboa
porque era la ciudad de ese hombre triste
que sólo peleaba para huir del combate;
que pensó que quién calla es dueño del silencio;
que no necesitaba más que siete palabras
para contar su historia:
envidio a todos porque no son yo;
y hoy me marcho seguro de que no cambiaría
sus versos negros por la marca blanca
de tu anillo en mi piel.

Prefiero estar contigo y que me olviden
a escribir una obra maestra en la que cuente
que aún no te he encontrado
o que ya te perdí.

BENJAMÍN PRADO
Ya no es tarde.




No hay comentarios: