martes, 9 de enero de 2018

ADIOS (1924)

   Y nunca más la tierra de ceniza

a pisar volveré, que Duero abraza.
¡Oh loma de Santana, ancha y maciza;
placeta del Mirón, desierta plaza,
   con el sol de la tarde en mis balcones
nunca os veré! No me pidáis presencia;
las almas huyen para dar canciones:
alma es distancia y horizonte es ausencia.
    Mas quién escuche el agria melodía
con que divierto el corazón viajero
por estos campos de mi Andalucía.
   ya sabe manantial, cauce y reguero
del agua santa de la huerta mía.
¡ No todas vais al mar, aguas del Duero!

ANTONIO MACHADO

No hay comentarios: