jueves, 12 de diciembre de 2019

A SU CLAVÍCULA

                          A SU CLAVÍCULA

Si al velo octavo a ciegas me adelanto
que a tu marfil y flecha desfigura,
firme me ofende y presa tu segura
azucena valiendo el amaranto.

Ni más se pulió al ópalo, ni es tanto
la ferviente calandria en la espesura
como armoniosa tú, lejana y pura,
dormida en el reverso del encanto.

Oh qué ala inmóvil, qué ardorosa nieve:
vara de nardo en púrpura rendida,
pálido cetro indiferente al fuego.

Dura como el puñal y así de breve,
báculo siendo blanco de la vida
me das la muerte si a tocarte llego.

ANTONIO GALA

No hay comentarios: