lunes, 16 de diciembre de 2019

A SU ESQUÍ

                A SU ESQUÍ

Para un sedoso caminar naciste
como en hechizo y como en embeleso.
Con tu desliz ingrávido de beso,
yo ávida duna, no me conociste.

Sé que a tu lado soy criatura triste,
mi paso torpe, abrasador mi exceso.
Y es que mi cuerpo no ha sentido el peso
del cuerpo suyo y tú si lo sentiste.

Pero los dos, debajo de su planta,
tenemos nuestro reino y geometría:
los dos a ciegas y del mismo modo.

Pues yo también ofrezco mi garganta
a su capricho o ley, y cada día
pongo a sus pies mis brillos y mi lodo.

ANTONIO GALA

No hay comentarios: