domingo, 28 de agosto de 2011

AMOR SEDUCIDO


En el silencio de mi soledad
con la mirada a través de la ventana,
mi pensamiento era para ella
y para los besos de su despedida.

Las nubes descargaban unas gotas
que suavemente golpeaban en la ventana
mientras el humo de una chimenea
se confundía con las nubes viajeras.

Mis sentimientos perdidos y confusos
con la amargura de una triste despedida,
seducían la mirada de mi corazón sediento
por la sed permanente de mi amor.

Amor, deseos, celos,
y una fuerte pasión,
fueron las vivencias con una mujer madura
que un día de otoño comenzó.

Pero la sed de una nueva aventura
seducida por una nueva pasión,
rompió los lazos, estímulos,sueños
de un compromiso de amor.

ÁNGEL SANZ GOENA
Ráfagas de luz sobre un poema



No hay comentarios: