lunes, 10 de diciembre de 2012

¿ QUÉ FUE LA CORONA DE ARAGÓN ? (4)

II. FORMACIÓN TERRITORIAL, EXPANSIÓN Y ARTICULACIÓN

     POLÍTICA DE LA CORONA DE ARAGÓN (1162-1410)

    LA FORMACIÓN TERRITORIAL (1162-1213)

   La Corona de Aragón, entendida como un conjunto de territorios y gentes sobre los que el rey de Aragón ejercía su soberanía y juridicción, fue una nueva formación política, supranacional, surgida como consecuencia de la unión dinástica de mediados del siglo XII entre Petronila, hija del rey de Aragón, y Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, es decir entre la casa real de Aragón y la casa condal de Barcelona. La monarquía, a partir del reinado de Alfonso II, serviría de nexo común frente a la diversidad de Estados, y será quien organice el conjunto de sus dominios proponiendo, además, un proyecto compartido y una única política exterior, dotando a los diferenttes territorios de un complejo entramado institucional propio y distinto del de la Corona. Desde entonces, el reino de Aragón, que ejerció siempre su primacia protocolaria, y el condado de Barcelona estuvieron dirigidos por el mismo soberano, el de la Corona de Aragón que, en su momento de máximo apogeo, a mediados del siglo XV, llegó a gobernar sobre siete reinos (Aragón, Mallorca, Valencia, Sicilia, Cerdeña, Córcega y Nápoles), tres condados ( Barcelona, Rosellón y Cerdaña), el ducado de Atenas y Neopagtria, el marquesado de Provenza y el señorío de Montpellier, entre otras plazas y protectorados más, alcanzando de esta forma una gran importancia en el contexto peninsular y, especialmente, en el internacional.

   Alfonso II el Casto (1162-1196), a pesar de no haber sido coronado solemnemente por el Papa -lo será su hijo Pedro II el Católico -, en la iglesia de San Pancracio de Roma en 1204 por Inocencio III- es considerado como el primer monarca de la Corona de Aragón. En su tiempo todavía no existían fronteras interiores entre los Estados, y los territorios estaban aún por configurarse definitivamente, incorporando la Extremadura turolense  todavía en los años setenta del siglo XII.

   A la muerte del rey, acaecida en Perpiñán en abril de 1196, Alfonso II dejaba a su primogénito Pedro como heredero "en todo el reino de Aragón, en los condados de Barcelona, Rosellón, Cerdaña, Conflent, Pallars, en toda Cataluña y en toda las tierras desde la ciudad de Béziers hasta el puerto de Aspe", mientras que a su segundo hijo varón, Alfonso, le dejaba como heredero en los condados ultrapirenaicos de Pfrovenza, Millau, Gavaldan y Rouvergue.

   La importancia política de la Corona aragonesa a comienzos del siglo XIII era bien distinta de aquella aureola anterior de pequeños condados pirenaicos, ya que se empezaba a convertir en una potencia occidental capaz de rivalizar con la monarquía francesa de los Capeto y con la anglosajona de los Plantagenet por dominar la Francia meridional, vieja aspiración de la dinastía de los condes de Barcelona, que deseaban extender su dominio en Occitania y consolidar asi los dominios ultrapirenaicos ( desde el Ródano hasta el Ebro) de la dinastía. Con Pedro II el Católico (1196-1213) los intereses políticos de la Corona estuvieron centrados en el Mediodía francés, máxime al proclamarse señor de Montpellier tras su matrimonio con María de Montpellier, continuando de esta forma la secular dirección política. Finalizada la configuración territorial tanto de Aragón como de Cataluña, y conseguido el control político del sur francés, la Corona adquiría unas características geoestratégicas excepcionales, pues no debemos olvidar que sus dominios, a uno y otro lado de los Pirineos, se encontraban en el eje principal del tránsito comercial entre el mundo islámico y el cristiano occidental. Será, no obstante, a partir de la derrota del ejército de Pedro II en Muret (1213) , en las cercanías de Tolouse ( el propio monarca falleció en la batalla ), cuando la política ultrapirenaica fracase estrepitosamente y obligue a la Corona a virar el rumbo de su política exterior que, a partir de ahora y de forma definitiva, se va a orientar hacia la expansión por el Levante peninsular y el control de las islas del Mediterráneo.

******






No hay comentarios: