martes, 19 de marzo de 2013

El drama de la promesa cumplida

Mirad.
Estas primeras flores por el campo,
Que anuncian
Las lejanas cosechas del estío,
Son deliciosas, ya nos las prometen.

Esos chicuelos, rumbos ya veloces
Hacia total hombría....
El maestro dirige una mirada
Protectora a los jóvenes discípulos,
Ecos pendientes de la voz suprema.

Pasa tiempo. Vicisitudes múltiples
Van cambiando niveles, proporciones.
Aparece evidente el ser plenario
Que se afirma, se asienta,
Valor ya libre.

El máximo no aguanta plenos seres.
Los enriquecimientos son visibles
A los ojos de todos.
¡ No, no, no ! Desazón. Y negaciones,
Embustes. Y se engaña al propio espíritu.

El ser se opone a ser. Final locura.

JORGE GUILLÉN

No hay comentarios: