viernes, 11 de abril de 2014

EL MENSAJE

A Gabriel Celaya desde la prisión de Burgos

Hago señales en la noche. Muevo
mi corazón como un farol de sangre.
Escucho el eco rojo, la resaca
de un corazón gigante.
Me llega su reflejo. Se deslumbra
la noche de las cárceles.

Algo gira en el mundo. Es la puerta
del Hombre que se abre
al resplandor de un grito.
El Hombre surge. Avanza. Mira a España,
la mira hasta cegarse de amor.

Encadenada ve,
sangrando en una cruz, su propia imagen.
Clamando está la tierra.
El cielo. El mar. El aire.

Trepo a los muros del dolor. Levanto
mis brazos, como mástiles desnudos:

¡ Aquí, aquí, de España es esta sangre !
Grito, grito otra vez con voz de naúfrago.

Perdonadme esta prisa, perdonadme.....

MARCOS ANA
Poemas de la prisión y la vida

No hay comentarios: