martes, 6 de mayo de 2014

A LOS 20 AÑOS

Tengo tu pulso, España, entre mis dedos
y oigo a tus ríos sortear las horas fratricidas,
los sangrantes paisajes que en tus aguas
derramaro como rayos furiosos tus riberas.

Ya siento que tu nieve se descalza,
que purísima y verde baja al río,
que su caudal de cumbres desmorona
viejas torres de sangres obcecadas.

Mi sueño ve que el aire va perdiendo
su vestido de andrajos enconados,
su rencorosa piel y entre los pinos
se desnuda y cantando como un niño
nos ofrece el plumón de su pureza.

¿No ves la luz que aún sangra en los cristales
agredidos del alba, rota en tiemblos
de luna y madrugada?

Yo quiero que esta luz se descortece
de sus sombras,
que en mis manos se vierta en carne viva,
beber su lumbre azul, que en los hogares
ilumine por dentro hasta el más íntimo
corazón de las cosas.

MARCOS ANA
Poemas de la prisión y la vida.




No hay comentarios: