viernes, 2 de mayo de 2014

Cien sonetos de amor (LXX)

TAL VEZ herido voy sin ir sangriento
por uno de los rayos de tu vida
y a media selva me detiene el agua:
la lluvia que se cae con su cielo.

Entonces toco el corazón llovido:
allí sé que tus ojos penetraron
por la región extensa de mi duelo
y un susurro de sobras surge solo:

¿Quién es? Quién es? Pero no tuvo nombre
la hoja o el agua osdcura que palpita
a media selva, sorda, en el camino,

y así, amor mío, supe que fui herido
y nadie hablaba allí sino la sombra,
la noche errante, el beso de la lluvia.

PABLO NERUDA
1904-1973



No hay comentarios: