lunes, 1 de septiembre de 2014

FÁBULA Y MORALEJA

Dos soldados se amaban tiernamente.
Grababan en las balas las iniciales de sus nombres propios
elegantemente entrelazadas
- quizá con un punto de cursilería.
Intentaban de ese modo llevar su amor al corazón de todos
los hombres,
lo que estaban logrando
con licencia de armas,
perseverancia
y buena puntería.

Aprendí de esta historia
que a los hombres educados en el desprecio
hasta el amor les sirve para expresar su odio.

ÁNGEL GONZÁLEZ
La Primavera avanza
Antología

No hay comentarios: