martes, 28 de junio de 2016

AMANECIÓ UN SEPTIEMBRE

Amaneció un septiembre decantado
con halos de nunca querer perderse,
movimos los instantes desolados
haciendo de un amor un cuerpo inerte.
Soltamos sin cuidado las amarras,
en cajas de ida y vuelta viajan dudas,
el polvo sacudiendo las cortinas,
mientras el agua nos dejaba piel de luna.
Yo quise desbordarte los permisos,
haciendo de este martes otro viernes,
sudar sobre tus piernas de reclamo
y ser a tu lado color de fiebre.
Si vas a coronarme como tuya,
no tardes mucho en avasallarme,
que sé morder las sábanas de espera
y tambien volar si vira el aire.

VANESA MARTÍN
Mujer Océano.

No hay comentarios: