domingo, 19 de junio de 2016

EMPIEZA LOCO Y TUYO

Puedes bajarme la sábana lentamente,
para descubrirte, para inquietarnos,
para compartir el pan, deshacer el orden.
Deja que el vino respire,
sabrá mejor después,
no me peses en los brazos.
Si entras, vente con lo puesto;
si te quedas, ve dejando caer silencios;
si sales, nunca te despidas.
Empieza de loco y tuyo, con un nuestro tardío pero nuestro.
No te desnudes en un cuarto de hora,
llénate de tiempo...
Pero si te agarras a mi cuello, me pesas en los brazos
y te descubro antes de ahora,
entonces deja que te sonría y me marche,
porque hay huecos que son muy del mar,
y este siempre vuelve a por su paraíso de arena.

VANESA MARTÍN
Mujer Océano.

No hay comentarios: