viernes, 28 de diciembre de 2018

EL LLANTO NO SE PIERDE

El llanto no se pierde.
Cuando llora un muchacho,
se abrillantan las piedras
y surgen los diamantes.
Cuando llora una niña,
-aún sin ser primavera-
se preocupan las flores.
Cuando llora una madre
se forman los seísmos
y rugen las entrañas de la Tierra,
despiertan los volcanes
y echan humo los santos.

Si es un hombre quien llora,
aquí no pasa nada,
la vida continúa,
y la "tele" sigue alta.

GLORIA FUERTES
Mujer de verso en pecho.

No hay comentarios: