sábado, 8 de diciembre de 2018

LA HABANA VIEJA

El rey es un pretexto para el cántico.
Al final del reinado
el rey debe morir.
Larga o corta la estrofa,
el fin será invariable...
A manos de mujeres feroces y excitadas,
traspasado por lanzas,
abatido por hachas repentinas,
abrasado en la pira, despeñado
por farallones tétricos o alegres,
envenenado, mordido
por la daga, sumergido
en los hondos estanques, quebrantado
por las veloces y pesadas ruedas de un carro,
estrangulado por el abrazo o por la soga...
El sino del amor no es otro que la muerte.
Tendido a lo largo de tu cuerpo la espero,
ya inmenso en la agonía.
En el aire de oro
la última estrofa suena.

ANTONIO GALA
Poemas de amor.

No hay comentarios: