sábado, 15 de diciembre de 2018

LA HABANA

Dejé de amarte, no sé por qué, en La Habana.
Un martes tres de junio.
El sol radiante, al aire amotinado.
Mi corazón en paz volvió la cara.
Amamos, desamamos...
Ida y vuelta, o puede que al contrario.
Depende de aquello que busquemos,
en dónde lo busquemos.
Me detuve un momento entre tus brazos:
no los olvidaré.
Sin embargo, me he liberado de ellos
no sé por qué, y tampoco
supe por que quise que me apretaran.
¿Ví tus defectos de repente?
¿Estuve ciego ayer u hoy estoy ciego?
El hombre es el que ignora
más de sí mismo. Y es bueno que así sea.

ANTONIO GALA
Poemas de amor

No hay comentarios: