jueves, 15 de noviembre de 2018

ALBAYZÍN

Pendiente de una mano,
me extraviaba y me recuperaba.
Hay noches en que dudan
de su divinidad los propios dioses,
y un sorbo fugaz caben los mares.
¿Por ventura sabemos
qué es lo que cae y qué lo que se eleva?

Albayzín, Albayzín,
niño desorientado,
donde el agua da sed,
y el amor es un carmen de cipreses inmóviles
al que siempre se vuelve.

Yo estoy vivo y tú muerto,
o muerto yo y tú vivo; ¿ qué más da ?
Nuevamente, más tarde o más temprano,
aquí coincidiremos.

ANTONIO GALA
Poemas de amor.

No hay comentarios: