jueves, 29 de noviembre de 2018

SAN JUAN DE PUERTO RICO

Y la luna eras tú.
Una luna creciente, blanca, fría.
Mirabas hacia el mar y hacia las cosas
que no eran yo.
Y con cuánto silencio te gritaba
-creciente, blanco, frío yo también-:
"Mírame, mírame,
ay, mírame miarte...."

ANTONIO GALA
Poemas de amor

No hay comentarios: