martes, 13 de noviembre de 2018

SEVILLA

A la hora del ángel
reconozco un perfil desconocido
en patio, en aire, en rejas....
Lo cotidiano es tan inescrutable
como simple el milagro.

Tu belleza no fue
sino un ardid de mi destino,
ya que así designamos
a nuestro anhelo sólo.
Envejecer es irse acostumbrando;
pero jamás el tiempo
profanarás tu rostro.
Lo eterno es este instante.

Cuando se em pequeñezca
mañana el don de hoy
para caber entre mis manos,
la vida y tú seréis la misma cosa,
pues tu recuerdo llevará su nombre.

Hoy murmullo "te amo",
y el tie mpo y sus laureles
lo murmuran contigo.
La luz soy de tu fuego, y en tí ardo.

ANTONIO GALA
Poemas de amor

No hay comentarios: