miércoles, 21 de noviembre de 2018

GIRARDOT

Soy una miga de pan
caída de un convite.
Ni Dios me sabe a nada,
ni estoy solo, ni amargo
e ignoro mi dulzura.

Hasta que a mí llegó
el Arcángel sonoro.
Ángel, abrázate
al sol de par en par.
Abarca con tus alas
el aire, arrópalo.

Tu eres rosa y león.
Tu rugido perfuma y tu flor ruge.
Escalas por la luz
y tus pies me lastiman.
Pero el dolor de un ángel es sagrado.

ANTONIO GALA
Poemas de amor.

No hay comentarios: