viernes, 16 de noviembre de 2018

SIERRA DE ARACENA

No preciso memoria
para sentir tu mano aquella tarde.
Aquella tarde es ésta....
Desmemoriados y jóvenes, los dioses
se alejan de nosotros
sin volver la cabeza;
pero acaso no sean
la razón de este mundo.

Terminado en ti mismo,
silencioso, remoto, casi ausente,
sosteniendo el paisaje -ya paisaje-
no te sonrías, no te muevas tú...
¿A quién convenceré de que exististe?
¿En vano se consumó el destino?
¿La plenitud es sólo
un tema para un cántico?

Miro a la tarde aquella
para vivir. La miro,
y renace el destino a cada instante.

ANTONIO GALA
Poemas de amor

No hay comentarios: