jueves, 3 de octubre de 2019

ROSA

De tu aroma sumiso
aprendemos los hombres,
a cantar sin palabras
al amor veleidoso.

Del color de tu rostro
practicamos esclavos,
a jugar con el alma
a gemir terciopelo.

Del sabor de tu tallo
aprendemos algunos,
a exprimir la nostalgia
del vergel de tus sueños.

Del dolor de una espina
ignoramos el resto,
que arrancarte del mundo
es quitarte la vida,
y tan sólo acertamos,
orgullosos de ello,
a encerrar tus silencios,
entre versos impresos,
en cobijos de olvido....

MARIOLA NAVAL BERNARDÓ


No hay comentarios: